"La Paloma" es la discoteca más emblemática y antigua no sólo de Barcelona, sino de toda Europa. Situada en el barrio del Raval, fue inaugurada en 1903 y desde sus comienzos tuvo una aceptación inmediata por parte de sus dos tipos de público: mayores y jóvenes. Todo pasaba en La Paloma. Antes de club, el lugar fue la "Fundación Comas", famosa por fundir dentro de sus paredes el monumento a Colón, erigido en 1888 para la Exposición Universal.

Tras la recesión de pedidos, los propietarios de la fábrica vendieron el lugar y fue el empresario Jaume Dora quien la convirtiese en una joya que hoy ostenta el título de patrimonio nacional.

Anuncios
Anuncios

Con décadas de funcionamiento, el lugar acogió a algunos nombres esenciales de la cultura como Salvador Dalí y Pablo Picasso. Durante la Guerra Civil fue convertida en galería de tiro y tras el regreso a la democracia, regresó una vez más La Paloma de antes.pero con más controles "morales".

El local fue clausurado el año nuevo del 2007 por el Ayuntamiento de Barcelona debido a su contaminación acústica y los reclamos de los vecinos. Situada en el número 27 de la calle Tigre, colinda con otras dos calles pequeñas. La actual propietaria, Mercedes March, ha anunciado el pasado miércoles 10 de febrero que la sala de baile podría reabrir sus puertas en cinco meses si el mismo Ayutamiento les entrega el permiso para iniciar las últimas obras necesarias. 

El edificio debería ser acondicionado a la normativa existente de seguridad, actualizada en año 2010, además de la rehabilitación e insonorización del recinto y legalizar los tres locales que originalmente no formaban parte de la sala, que March estaría destinando a bodega, camerinos y oficinas.

Anuncios

Si se cumplen con todas las exigencias, el Ayuntamiento otorgaría la misma licencia de sala de fiestas que ostentaba antes y ver su espectacular lámpara brillar de nuevo tras una década de silencio.

Según declara March, el proceso de reformas y cierre de la sala le ha significado altísimos costes tanto económicos como psicológicos para ella y su hijo Pau Solé, también propietario. Sobre el mismo proceso, el fotógrafo francés Antoine Passerat que ha registrado el interior del recinto, afirma que un cierre similar como el "Moulange Rouge" en París sería impensable.

Lea también COMIENZA 080 BARCELONA FASHION y STAMPI, EL SECRETO MEJOR GUARDADO DE GRÀCIA.   #Cultura Barcelona #Crónica Barcelona #Sociedad Barcelona