Ada Colau ya sabe lo que cobrará al año, 80.115 euros brutos, una disminución sensible respecto al sueldo que tenía de 109.000 euros brutos el anterior alcalde. Esta es la propuesta que ha presentado la regidora a la oposición, cuyos concejales no son objeto de rebaja en el sueldo.

Esta bajada en su sueldo desde luego que cumple la nueva ley de haciendas locales, que establece una barrera máxima de 100.000 euros. Aunque está dentro de lo razonable, queda muy alejada del pacto del Código Ético de su propio partido, el cual imponía un sueldo de 2.300 euros netos y que representarían unos 43.000 euros al año.

Colau explicó hace unos días que la diferencia entre el sueldo que aceptaron en el Código ético y el que ganará en la realidad, será destinado a entidades sociales barcelonesas.

Anuncios
Anuncios

Por el momento no se saben cuales serán esas entidades, pero tendrá que ser acordado por Bcomú. 

En cuanto a los sueldos también podríamos hablar de la renuncia a las dietas, algo que comparte con ERC y PSC, que elevaban los sueldos en una cuantía importante. Una prueba de ello la tenemos en el sueldo de Trías que alcanzaba los 140.000 euros

Ada Colau está sufriendo un marcaje férreo por parte de los partidos de la oposición, especialmente por CiU, formación que ha perdido el gobierno de la ciudad más importante de Cataluña. La ciudadanía dio el apoyo a la nueva alcaldesa y parece que al menos ha empezado su mandato decidida a cambiar el rumbo de una ciudad más humana.

Una de las medidas que estos días ha causado más revuelo ha sido el intentar regular el turismo en la ciudad, siendo esto fruto del alarmismo en la oposición y en los medios afines a la misma, intentar controlar la enorme cantidad de turistas que recibe Barcelona y la oferta hotelera, es un paso para hacer una ciudad sostenible, lo mismo para con su turismo.

Anuncios

El juego político es así y pese a las maniobras de los poderes en la sombra, si que queda meridiánamente claro que Bcomú está dando un aire nuevo al consistorio barcelonés, aunque los críticos no le hayan dado ni los 100 días de rigor para evaluar el principio de su mandato. #Política Barcelona #Ada Colau