La victoria de Ada Colau en las elecciones municipales barcelonesas ha despertado un cierto miedo en la Policía municipal local. Más bien por que creen que desde entonces, ser policía está mal visto en la ciudad. Otros creen que es por que los municipales se han ganado una muy mala fama después del sórdido caso denunciado en el documental Ciutat Morta, aparte otros también denunciados.

Marcos González, Secretario General del Sindicato de Agentes de Policía Local (SAPOL), mayoritario en la Guàrdia Urbana, en declaraciones al diario digital ElSingular.Cat, dice que se sienten mal vistos "por el hecho de ser policías". Cree que "nos deberían ver como amigos, somos gente del pueblo, como cualquier otra persona, pero tenemos un deber que cumplir", y sentencia que "creemos que Ada Colau tiene un sentimiento de odio hacía nosotros".

Temen que el abogado Jaume Asens sea el nuevo regidor de Seguridad, y lo verían como un "casus belli", ya que Asens fue el abogado defensor de los acusados en el caso "Ciutat Morta", y creen que por esto, la formación "generaliza el discurso en contra de los agentes. Espero que no busquen ninguna venganza. Desde lo del documental, se nos ha querido criminalizar a todos. No sólo a nosotros, sino contra los Mossos. Cree que todos somos terroristas y torturadores".

Creen que la intención de Ada Colau, que viene en su programa electoral, de crear una "Policía de Proximidad" fracasará, ya que su antecesor Pasqual Maragall lo intentó en los años '80, ya que se necesitaban 4.000 agentes y sólo hay 2.900.

Anuncios
Anuncios

También dice que "si Colau es tan dialogante como dice, nos gustaría que nos llamara para detallarnos sus propuestas". Saben que Colau proyecta suprimir algunas unidades del cuerpo policial, como la antidisturbios.

Dicen no acordarse para nada bien de Joan Saura, que fue Conseller de Interior con el tripartito en la Generalitat y Josep Montilla de President, que provocó mucha polémica con los Mossos d'Esquadra. En resumen, dicen sentirse amenazados sólo por ser policías.

Pero mucha gente de Barcelona recuerda los tristes episodios protagonizados por la Guàrdia Urbana, algunos ya contados en este diario cuando estalló el escándalo relacionado con ellos al emitirse por la TV pública catalana el documental "Ciutat Morta", con varios detenidos y procesados que no estaban cuando un agente municipal recibió una pedrada que primero le dejó en coma y después en estado parapléjico de por vida.

Anuncios

Una mujer que era inocente de los hechos, Patricia Heras, detenida cuando estaba en el Hospital por una caída, fue detenida por ellos por su aspecto, torturada y humillada. Al no poder aguantar más la presión y las humillaciones que sufría, se suicidó en abril de 2011 mientras estaba en régimen abierto en la cárcel. La Policía municipal siempre consideró calumnias cualquier denuncia de abuso policial contra ellos, pero algunos de ellos fueron demostrados que fueron abuso policial. Y ahora, deberían de hacer autocrítica, pero no es así.

Hace poco, el documental "Ciutat Morta" fue galardonado en los premios que otorga el Ayuntamiento, cuyos directores, Xavier Artigas y Xapo Ortega, recogieron el premio, pero no saludaron al alcalde Xavier Trías. Poco después, el documental iba a ser proyectado en un local alternativo de Ciempozuelos (Madrid), "casualmente" clausurado por las autoridades pocas horas antes de dicha proyección. #Política Barcelona #Crónica Barcelona #Sociedad Barcelona