Unos ladrones estaban intentando robar en el interior de un piso que se encontraba en Barcelona cuando de repente fue visto por un mosso que no ya estaba fuera de servicio. El joven, aunque no estaba en horario de trabajo decidió actuar dando ejemplo a todos de que un hombre que pertenece al cuerpo de seguridad de un país debe estar siempre en horario de trabajo, esté o no de servicio.


Gracias a este mosso los agentes detuvieron a los dos hombres que querían robar en ese piso y les intervinieron varias herramientas que estaban haciendo servir para entrar en él.


Los Mossos d'Esquadra detuvieron dos hombres que robaban en el interior de un domicilio en Sant Esteve Sesrovires (Barcelona) después de que un agente fuera de servicio sorprendiera uno de los presuntos ladrones en actitud sospechosa en el jardín de la casa. El mosso pidió apoyo policial y cuando sus compañeros llegaron detuvieron al hombre y a su ayudante cuando salía de la casa. A ambos hombres se les intervinieron diversas herramientas que empleaban para cometer robos, como formones y guantes, entre otros. Los detenidos, acusados ​​de un presunto delito de robo con fuerza en domicilio, son dos hombres de 41 y 23 años, de nacionalidad chilena y con vecindad temporal en Badalona.


Los mossos comprobaron que el modus operandi de los detenidos consistía en acceder a viviendas unifamiliares cuando no había nadie. Entraban forzando puertas y ventanas accesibles desde los jardines y una vez dentro sustraían dinero, teléfonos móviles y aparatos electrónicos. Además, los agentes comprobaron que habían participado en otro robo con fuerza en el interior de un domicilio de Corbera de Llobregat el pasado 22 de abril.


Los dos hombres se desplazaban con diferentes vehículos siempre alquilados para dificultar su localización. Posteriormente, los agentes realizaron una entrada y registro, con autorización judicial, en el domicilio de los detenidos en Badalona, ​​donde pudieron recuperar joyas, efectos personales y diferentes objetos procedentes de otros robos.
#Cataluña #Crónica Barcelona