El diario Ara, en un artículo titulado "Barcelona no fa por", recuerda que hasta hace poco los robos a turistas en nuestra ciudad era del 25 %, y que no era difícil encontrar en Internet páginas web extranjeras dedicadas a ello, como una llamada "Robbed in Barcelona". Opiniones diferentes hay sobre esto, claro.

La web aludida tiene una página aparte en Facebook, creada en 2010 y con 3.600 seguidores, titulada "Conozco a alguien a quien han robado en Barcelona", cuando el número de robos a turistas, como dijimos antes, llegó a un 25 %, el máximo en 20 años. Pero actualmente, el porcentaje ha disminuido, ya que el actual Ayuntamiento barcelonés de CiU y el anterior del PSC cuando estaban sus últimos alcaldes querían que esa lacra desapareciera.

Anuncios
Anuncios

No obstante, ese porcentaje está ahora por el 20 %, y el mínimo en años fue el 13 % de 1998. El primer Teniente de Alcalde, Joaquim Forn, dice que ha disminuido esto por más presencia de la Guàrdia Urbana, grupos contra la delincuencia en barrios conflictivos como Ciutat Vella y la vigilancia en playas o el Metro. El diario The Economist, el pasado enero, en un ránking de ciudades más seguras del mundo, dejaba a Barcelona en quinta posición, además de destacar lo bien que está en varios conceptos.

Ruth Carandell, directora de l'Escola de Prevenció i Seguretat Integral de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), dice que para que un ciudadano se sienta seguro en una ciudad, no sólo cuenta el índice de delincuencia. Volviendo al artículo de The Economist, como hemos dicho, deja bien a la ciudad, pero la baja varias posiciones sobre ciertos aspectos de la seguridad o infraestructuras, teniendo en cuenta el enorme número de turistas que recibe cada año.

Anuncios

Uno de los problemas de lo aludido es el número de muertos anuales por accidente de tráfico en la ciudad, que en 2014 fueron 31, varios de ellos motoristas, vehículo muy utilizado en sus calles. The Economist recordaba que Barcelona no es muy segura en lo digital, ya que, como dice Carandell: "cualquier hacker, si quisiera, podría hacer que no funcionaran los semáforos". Y eso que Xavier Trías ha conseguido mostrar Barcelona al mundo como una "Smart City".

La publicación británica coloca a Tokio como la ciudad más segura del mundo, y su organización de los Juegos Olímpicos de 2020 les ha hecho ver que la seguridad es imprescindible. Por ello, el gobierno japonés aprobó el año pasado una Ley de Seguridad Cibernética Nacional.

Cuando Ruth Carandell compara esos datos de la capital japonesa con los de Barcelona, sugiere que nuestra ciudad debe imitar más a Toronto (Canadá), en donde se pensó cómo integrar a todos sus habitantes en un mismo territorio, como Barcelona.

Entre los comentarios a esta noticia en la web del diario Ara, los propios barceloneses no creen que haya tantos robos, pues muchos jamás los han sufrido.

Anuncios

Otros sí, sobre todo los que poseen tiendas con objetos de valor, que han sufrido varios robos, desde alunizaje a robos en pleno día a punta de pistola. Barcelona, como cualquier ciudad, padece estos problemas, pero conserva el encanto de un buen lugar para vivir.