Estaba la ciudad de Barcelona muy contenta al recuperar más de una sala de #Cine que se había cerrado por quiebra, por la #Crisis y por mala gestión de las mismas. El cineasta Ventura Pons había invertido dinero en reabrir los cines Lauren Gràcia, que habían pertenecido a la desaparecida distribuidora de cine independiente Lauren Films, rebautizándolos con su nombre antiguo, para alegría del barrio.

Pues unos cines que llevan años funcionando bien en la calle de Verdi, los precisamente llamados Cines Verdi, unos de los más emblemáticos del circuito de versión original subtitulada en Barcelona, atraviesan un malísimo momento económico.

Anuncios
Anuncios

Según la publicación "L'Independent de Gràcia", semanario gratuito que se distribuye en el barrio, el propietario del inmueble presiona a las salas de cine para cerrarlas y poner otro negocio. La cosa empeora desde hace meses, desde julio según el semanario, con falta total de acuerdo entre el propietario y el cine.

Aunque ha habido reuniones con importantes personalidades del Ayuntamiento, Junta de Distrito e incluso la Generalitat, con el Conseller de Cultura Ferran Mascarell intentando mediar, no hay acuerdo alguno y el dueño sigue en sus trece. La crisis de los cines Verdi dura desde hace año y medio, hace mucho que ya no ofrece "sesiones golfas" (de madrugada los fines de semana), ha tenido que reducir plantilla en 2013 y otras medidas desesperadas, pero no ha mejorado el desastre.

Anuncios

Incluso tiene facturas impagadas.

El dueño de los Verdi y su hijo han actuado llamando desesperadamente a los políticos mencionados y a los comerciantes del barrio, muy solidarios con el bienestar de Gràcia, además de muy contentos con la resurrección también ya mencionada de los Texas. Pero el propietario dice que tiene un acuerdo con la cadena de supermercados Mercadona para construir uno nuevo en el hueco que dejen los cines si cerrasen. Hace dos años ya intentaron convencer a los Verdi para ese propósito, pero se negaron.

Hay alternativas de salvación que tiene el Ayuntamiento como una que ayudará a reabrir los cines Lauren Sant Andreu, que se abrirán con la condición de que una de las salas se convierta en teatro, llegando a un acuerdo con los acreedores y un nuevo promotor. La Junta de Distrito de Gràcia tranquiliza a los dueños del cine con que no habrá cierre, se han comprometido a ello, y los otros cines barceloneses de la cadena Verdi, los Verdi Park, por suerte van mucho mejor de salud económica.

Anuncios

Pero no son los únicos cines barceloneses en crisis grave, pues los Maldà también padecen una crisis, donde han tenido que ofrecer grandes ofertas al público con tarifa plana y abonos. En su web viene lo que ofrecen y lo que esperan que haga el público.

Este es otro motivo del desastre que todo el sector del cine y que tiene que ver con la Cultura padece desde hace dos años y medio por la subida del IVA al 21 %, aunque ahora parezca que la gente va más al cine, pero por que muchos cines ofrecen ofertas por ir al cine, como la cadena Renoir, que ofrece pagar sólo 5,50 € si vuelves a ver otra película en sus salas en los siguientes diez días. #Cultura Barcelona